Tratamientos Convencionales

Acerca de los tratamientos actuales contra el cáncer

Como dato interesante, el 75% de los médicos declaran que de caso de contraer cáncer ellos mismos no se someterían a quimioterapia. Para más detalles, leer detenidamente el artículo a continuación
 

¿Qué piensa usted acerca del hecho de que un médico le recomiende tomar un tratamiento que él mismo se rehusaría a tomar? si un doctor le llegara a recomendar a usted el uso de la quimioterapia, pregunte a ese doctor: "Doctor, si usted tuviera cáncer al igual que yo ¿se sometería también a la quimioterapia?" y quizás se sorprenda de su respuesta. No sólo sobre la quimioterapia, sino sobre cualquiera de los otros tratamientos actuales contra el cáncer.

En el Centro Oncológico Simoncini lo más importante para nosotros es darle al paciente un tratamiento verdaderamente efectivo, esto significa que debe ser un tratamiento con probabilidad de éxito superior al 50% para satisfacer nuestros estándares.

En la actualidad existen diversos tratamientos para combatir el cáncer en sus diversas fases como la quimioterapia, radioterapia e incluso otros más modernos que requieren dispositivos costosos de varios millones de yenes.
 

 

En la medicina tradicional china existen diversos tratamientos con una inmensa variedad incluso con té de hierbas, sin embargo, en la mayoría de los casos el paciente va desfalleciendo poco a poco hasta finalmente sucumbir como soldado en una guerra.

¿Por qué el cáncer no se cura? ¿es acertado decir que el paciente luchó contra el cáncer y perdió? por experiencia podemos decirle que en la mayoría de los casos el paciente perdió más bien ante las condiciones ocasionadas por la batalla en contra de la quimioterapia, radioterapia y otros tratamientos. Y es que los familiares de pacientes con cáncer aseguran incluso que éstos eran capaces de hablar y llevar a cabo sus actividades normalmente antes de las quimioterapias y después de ellas repentinamente su condición no podía ser peor.

A ésto, el Dr. Simoncini afirma: "a diferencia de lo que piensa la gente, el hongo posee una especie de cerebro el cual reacciona a cualquier tipo de tratamiento y se defiende de él provocando que casi todos sean inefectivos.

A continuación presentamos un artículo publicado por un noticiario de la BBC que afirma que el 75% de los médicos se rehusarían a someterse a quimuiterapias ellos mismos en caso de contraer cáncer.
 

El 75% DE LOS MÉDICOS SE REHUSARÍAN A LAS QUIMIOTERAPIAS

La gran carencia de confianza es evidente incluso entre doctores. Las encuestas demuestran que tres de cada cuatro doctores (el 75 por ciento) rechazarían cualquier forma de quimioterapia debido a su ineficacia contra la enfermedad y sus efectos devastadores sobre el organismo. Esto es lo que tienen que decir muchos doctores y científicos sobre la quimioterapia:

“La mayoría de los enfermos de cáncer en este país muere debido a la quimioterapia, que no cura el cáncer de seno, colon o de pulmón. Esto se ha documentado por más de una década y sin embargo se sigue utilizando la quimioterapia para combatir estos tumores.”
(Allen Levin, MD, UCSF, “La Cura del Cáncer”, Marco Books, 1990).

“Si contrajera yo cáncer, nunca recurriría a las terapias convencionales para esta enfermedad. Los enfermos de cáncer que se apartan de ellas tienen al menos una oportunidad de sobrevivir al cáncer ”
(Profesor Gorge Mathe, “Medicina Científica Stymied”, Medicines Nouvelles, París, 1989)

"El Dr. Hardin Jones, conferencista de la Universidad de California, después de haber analizado estadísticas por décadas sobre supervivencia del cáncer, ha llegado a esta conclusión: '… cuando no es tratado, los pacientes no solo no empeoran sino que incluso mejoran'. Estas inquietantes conclusiones del Dr. Jones nunca se han refutado”.
(Último de Gualterio, “El Ecologista”, vol. 28, No. 2, marzo el abril de 1998)

“Muchos oncólogos recomiendan la quimioterapia para casi cualquier tipo de cáncer, con inquebrantable fé a pesar de su fracaso casi constante”.
(Albert Braverman, MD, “Oncología Médica en los años 90”, Lancet, 1991, vol. 337, P. 901)

“Nuestros regímenes más eficaces estan cargados de riesgos, efectos secundarios y problemas prácticos; y después de todos los pacientes que hemos tratado sólo un porcentaje minúsculo de ellos funciona con un período efímero de regresión tumoral y generalmente parcial”
(Edward G. Griffin “Mundo sin cáncer”, American Media Publications, 1996)

“Después de todo, y en la inmensa mayoría de los casos, no hay prueba cualesquiera de que la quimioterapia alargue las expectativas de vida. Y ésta es la gran mentira sobre esta terapia, que haya una correlación entre la reducción del cáncer y el alargue de la vida del paciente”.
(Philip Day, “Cáncer: Por qué seguimos muriendo para saber la verdad”, Credence Publications, 2000)

“Varios científicos de tiempo completo en el centro del cáncer de McGill enviaron a 118 doctores, todos expertos en cáncer de pulmón, un cuestionario para determinar el nivel de confianza que tenían en las terapias que se aplicaban; les pidieron imaginarse que ellos mismos habían contraído la enfermedad y cuáles de las seis terapias experimentales actuales elegirían. Sólo 79 doctores contestaron, 64 de ellos dijeron que no consentirían experimentar ningún tratamiento que contenga cis-platino, una de las drogas más comunes usadas para la quimioterapia; mientras que 58 de los 79 dijeron que no aceptarían ninguna de las las terapias experimentales mencionadas debido a la ineficacia y el nivel elevado de toxicidad de la quimioterapia.”
(Philip Day, “Cáncer: Por qué seguimos muriendo para saber la verdad”, Credence Publications, 2000)

“El Doctor Ulrich Able, epidemiólogo alemán de la clínica para tumores de Heidelberg Mannheim, ha exhaustivamente analizado todos los principales estudios y experimentos clínicos realizados acerca de la quimioterapia. Able descubrio que el índice mundial de resultados positivos de la quimioterapia era espantoso, porque: 'simplemente no había en ninguna parte una prueba científica disponible que pudiera demostrar que la quimioterapia pueda alargar de manera considerable la vida de pacientes afectados por los tipos más comúnes de cáncer orgánicos'. Able destaca que la quimioterapia raramente ayuda a mejorar la calidad de vida, y él la describe como basura científica mientras que asegura que por lo menos el 80 por ciento de la quimioterapia administrada en el mundo es inútil. Aún cuando no hay prueba científica de que la quimioterapia funcione, ni los doctores ni los pacientes parecen estar preparados para dejarla (Lancet, 10 de agosto de 1991). Ninguno de los medios principales de información ha mencionado nunca este exhaustivo estudio: se ha enterrado totalmente”
(Tim O'Shea, “Quimioterapia: Un procedimiento sin probar")

“Según asociaciones médicas, los efectos secundarios notorios y peligrosos de los fármacos se han convertido en la cuarta causa principal de muerte después del infarto, el cáncer, y la apoplejía”
(El Diario de la American Medical Association, del 15 de abril de 1998)

TERAPIA PARA EL CÁNCER DEL DR. SIMONCINI CANCER CONTRA LA QUIMIODESTRUCCIÓN

Los fármacos de la quimioterapia destruyen las células cerebrales

Los fármacos usados para destruir a las células cancerosas pueden realmente ser más dañinas a las células sanas en el cerebro, sugiere una investigación. Un equipo de de la universidad de Rochester en Nueva York encontró que varios tipos de neuronas clave eran altamente vulnerables a los fármacos. Dicen que esto puede ayudar a explicar efectos secundarios tales como convulsiones y pérdida de memoria asociados con la quimioterapia.

Los resultados de investigaciones y experimentos en ratones son publicados en El Diario de Biología (Journal of Biology). La terapia con fármacos para el cáncer puede generar una amplia gama de efectos secundarios neurológicos, incluso indicios de demencia. Pero hasta ahora se ha pensado que ello no está directamente relacionado con el tratamiento en sí sino que los doctores lo han atribuido simplemente al vulnerable estado psicológico del paciente.

El último estudio encontró que los niveles de dosis utilizados típicamente al tratar pacientes mataban del 40% al 80% de las células cancerosas y del 70% al 100% de las neuronas. Varios tipos de neuronas sanas continuaron muriendo por lo menos por seis semanas después del tratamiento.

Fármacos comunes probados.
El Dr. Mark Noble, conductor de la investigación dijo: "Éste es el primer estudio que expone a la quimioterapia de esta forma, en términos de neurobiología y biología celular. El equipo de Rochester realizó pruebas con tres fármacos usadas para tratar una amplia gama de cánceres: carmustina, cisplatin y citosina. Las tres drogas eran tóxicas para varios tipos de neuronas cuyo trabajo es reparar otras células en el cerebro, incluso con concentraciones muy bajas. También se encontró que mataron oligodendrocitos, las cuales desempeñan un papel clave en la transmisión de impulsos del sistema nervioso. Los investigadores sugieren además que el daño a las células en el hipocampo, que es responsable de la memoria y del aprendizaje, explica en gran parte el porque de los síntomas neurológicos.

El Profesor John Toy, del centro de investigación para el cáncer en la Gran Bretaña dijo: "Los especialistas experimentados declaran que una dosis de terapia suficiente para tratar el cáncer que al mismo tiempo deje las células sanas del cuerpo tan ilesas como sea posible es la mejor". Intentamos maximizar las ventajas y reducir al mínimo el daño. Desafortunadamente los efectos secundarios pueden incluir toxicidad en el cerebro. Esta investigación en ratones puede sugerir nuevas maneras de investigar cómo este problema de toxicidad puede ser superada. Es importante recordar, sin embargo, que los tratamientos contra el cáncer disponibles han pasado por extensos ensayos clínicos para asegurarse de que sus ventajas compensen efectos indeseados. Ningún paciente debe de suspender su tratamiento debido a esta investigación. Los investigadores dijeron que puede ser que sea posible agregar agentes protectores a los fármacos usados en la quimioterapia. También sugieren que se siga trabajando para establecer claramente qué células son las que están mayor peligro.

Fuente: BBC UK
 

 

Quimioterapia