Caso de cáncer de hígado

Terapia Simoncini para carcinoma hepática, caso 1

Este caso así como el siguiente tuvieron sólo resultados negativos. Sin embargo, siguen demostrando que la terapia con infusión de bicarbonato de sodio determina una regresión a menudo dramática de las masas neoplásticas.

El paciente de 72 años que examinamos es HCV positivo (es decir, sufre de hepatitis C), y el carcinoma hepático que lo afecta es de 120mm x 115mm x 105mm (como se muestra la ecográfia del 16 de enero del 2001).

Del 7 de marzo al 10 de marzo de 2001, se somete al tratamiento con soluciones de bicarbonato de sodio que se administra directamente en las arterias hepáticas (el plural es porque hay dos arterias en vez de una). Después de casi un mes, el tamaño de la masa se reduce hasta 30mm x 15mm. Sin embargo, en la cavidad pélvica se encuentra líquido ascético que es producto de la hepatitis. Ésta fue lo que realmente causó la muerte del paciente varios meses más adelante, puesto que una tomografía previamente realizada demostrada la desaparición de la masa neoplástica.

Terapia Simoncini para carcinoma hepática, caso 2

Un paciente de 70 años es afectado por un carcinoma hepático y se somete a una ablación termal por medio de RF (radiofrecuencia) en la lesión neoplástica del cuarto segmento hepático. Más adelante, otra neo-formación más de 3 cm es encontrada en el octavo segmento, y otro más entre el quinto y el sexto. Mientras que la enfermedad está en estado progresivo a pesar de las terapias realizadas, el paciente pierde confianza en las terapias oficiales.

Por lo tanto decide someterse a un ciclo de tratamiento con solución de bicarbonato de sodio administrado directamente en el hígado a través del catéter en la arteria hepática. Una tomografía se realizó después de que cerca de 20 días de iniciado el tratamiento con el bicarbonato de sodio muestra solamente la cicatriz dejada por la ablación termal: “… no se observa ninguna otra lesión focal”. La desaparición de los nódulos neoplásticos anteriores es confirmada por otra tomografía realizada el 19 de febrero del 2002. Esto es también confirmado por el paciente:

“Yo, [nombre retenido] declaro lo siguiente. Acudí al Dr. Simoncini porque tenía un tumor en el hígado. Después del tratamiento convencional, en vez de una ahora me encontré con dos lesiones. En ese punto, decidía acudir al Dr. Simoncini por consejo de mi hijo. Me sometí a un ciclo de infusiones con bicarbonato de sodio que fueron inyectados directamente en el área del hígado. Después de eso, también llevé a cabo ciclos orales e intravenosos. El Dr. Simoncini no me aseguró nada, pero me dió esperanzas que crecieron cada vez más en base a los resultados. Él también me dijo que no sería prudente tener esperanzas poco realistas antes de que por lo menos hubiera transcurrido un año. De los resultados de todas las tomografías a las que me sometí, la última de julio del 2002 pasado muestra que, después de cerca de un año, los tumores han desaparecido, y qué lo que queda es solamente la cicatriz de la ablación termal que fue realizada antes de que viera al Dr. Simoncini. No he sufrido ningún efecto colateral negativo.”

Cáncer hepático con metástasis pulmonar